jueves, 13 de noviembre de 2014

ESOS MARAVILLOSOS SERES (II)




Hoy queremos recordar
A un ser de voluntad incuestionable
En el noble arte de sustraer
Materia prima viva
Directa de la barriga
De una madre narcotizada.
Hoy sin rencores, ni movidas
Enviamos nuestra plegaria
A la carismática, diplomática
Y fielmente dogmática
Hermana de la caridad
Que haciendo alarde de su don
Cual Robin Hood con sotana
Arrebató sin compasión
Y porque le dio la gana
Cientos de bebés sin futuro
A unas madres descarriadas
Que tuvieron la osadía
De dar a luz aquel día
Ante la impertérrita mirada
De nuestra gran Sor maría.
Sor María, bonica
Como no pudimos en vida
Conocer tus secretos
Porque te fuiste enseguida
Cuando llegaba el momento
De confesar que lo hiciste…
Sin remordimientos…
Te quiero enviar un pensamiento.
María, te pido
Que allá donde te hayas metido
El juicio que caiga en tu sino
Sea el más capital.
Y por cierto, querida
A los niñitos del limbo

Me los dejas tranquilos. Amén.

martes, 28 de octubre de 2014

ITACIA Y FRANLIA (RAICES, DESCUBRIMIENTOS Y ALGÚN QUE OTRO REGRESO).




Tenía que llegar el esperado instante de la desconexión, después de un arduo año laboral, plagado de conflictos y trabajando intensidades inhumanas... la luz quiso acompañarme en una particular road movie por tierras familiares y desconocidas...





  Un viaje repleto de capítulos por leer, anécdotas de esas que uno llega a sufrir pero que se transforman en anécdotas de cierta 
comicidad con el paso del tiempo. Buen clima, no excesivo calor y paz interior, buscada y cultivada durante dos semanas. Esto ha sido
en breves trazos mi periplo estival. Conocimos a Marcel en Barcelona, un bebé que lloraba mucho y con rabia bajo una desmesurada atención de sus padres, tan cegados con el cuidado riguroso y enfermizo que no podían ver que el niño no se alimentaba bien con la leche materna. Días después supimos que le habían iniciado en el maravilloso mundo del "bibe"y todo comenzó a ir mejor. Marcel sonrió. Nos detuvimos en Collioure, tierra de 
exilio del poeta Machado y localidad saturada por el turismo voraz de la costa Mediterránea y por los franceses del Norte haciendo su agosto, entre cálidas aguas, helados de tres pisos y jarras de cerveza. 
Descubrimos con estupor lo cara que es la Costa Azul, sus autopistas, sus servicios y cómo la gente pudiente acude como abejas a la miel en un enjambre de sofisticación y frivolidad que a mi, entre nosotros, me tira para atrás. Marsella nos acoge en su esplendor portuario, decadente y un tanto mafioso mientras atardece con unos tonos anaranjados, difícilmente olvidables. 
Ajenos, en nuestro desconocimiento, a una jugada- carambola que nos tiene preparada Booking, "ese gran amigo cibernético de reservas hoteleras". La casa rural que habíamos reservado cerraba puertas y atención a las 18h... Mientras paseabamos inocentemente por las calles de Marsella... eran ya las 20h y nada nos hacía sospechar que: 1- El coche estaba encerrado dentro de un parking urbano 24horas chapao a cal y 
canto. 2- Booking nos ofrecía como alternativa un hotel de 280 euros... 3- Las llamadas nos costaron alrededor de 60 euros... y perdimos otros 50 de la reserva del hotel y... 4- La noche ya oscura se cierne sobre nosotros y el gps deja de funcionar... Perdidos en mitad de Provenza, nos ocultamos en el claro de un bosque y dormimos bajo la luz de la luna llena, con una imaginación desbordante y demasiado cine de psicópatas a cuestas. Toda una fiesta de osibilidades macabras en el interior de un coche.



 
Al día siguiente, con las legañas aún persistentes y nuestras mejores galas, es decir sin ducharnos y con la ropa del día anterior... Nos vamos a conocer la jet set de Mónaco. El Principado resulta ser un exceso bien vestido y luminoso, no exento de algún rincón hermoso alejado del clásico Lamborghini amarillo. La tumba de Grace y sus carreteras zigzagueantes me hacen pensar en la belle epoque de un lugar ciertamente plastificado que en otro tiempo fue la elegancia personificada. Pero con una mañana suficiente, vaya. De ahí a Génova, sucia, caótica, muy viva y con unas calles repletas de historias a las que me engancharía sólo por curiosidad. Imposible orientarse por esas calles... Quien nos iba a decir que dos meses después iba a llegar el desastre por culpa de unas inundaciones. De ahí a 
laToscana, sólo queda un paso... pero llueve tanto, hay tanta niebla y esos viaductos están tan altos... Pánico a las alturas, ya os lo digo. Agotador llegar hasta Lucca. Pero una vez en casa de la zia Ilva... buena pasta, agradables charlas estivales, el italiano reactivándose en la memoria y excursiones todos los días... A San Giminiano, un pequeño parque temático medieval con sus torres-rascacielo y el mejor helado del mundo. A Volterra, más genuina y auténtica... más profunda y menos saturada que su rival turística más inmediata.
Lucca una joyita en pleno corazón de Toscana, repleta de iglesias, torres y una muralla por cuya superficie es posible pasear alrededor de toda la ciudad. Pisa, otro gran clásico con menos encanto que Lucca, la verdad sea dicha, pero un icono del turismo masivo, ávido de fotos, consumista y nada sedentario... Por no decir otras cosas. Pero el lugar más mágico que pudimos ver en esta incursión por las italias no estaba en Toscana sino en Liguria... un pequeño paraíso terrenal, Cinque Terre,  de colores, vides, arena, roca, cielo y agua que recomiendo no visitar en verano para evitar las tropas de terminators americanos dispuestos a batir algún tipo de absurdo récord recorriendo sus senderos a través del Parque Nacional cual invasores traga millas sin miramientos, ni interés ante la belleza...






Un lugar al que volveré sin duda, para respirarlo, sentirlo y comer su pescaito frito. Turín, nos pareció poco estimulante, apagada y gris y ni siquiera la Sábana Santa logró paliar esa sensación...total, por un trapo manchao... jejeje... De ahí a cruzar los Alpes, pero no por el túnel de Fréjus que cuesta una pasta aunque accedes rápidamente a tierras galas... El dueño del hostal nos recomendó una ruta alternativa bordeando el lago del Mont Cenis y la verdad es que fue un regalo para los sentidos. Después quedaba una larga ruta por carreteras secundarias hasta el hogar materno, la tierra de mis ancestros... mi lugar en el mundo del que tantas veces os he hablado. Allí, rodeado de esencias familiares, presencias cercanas, imágenes revividas y búsquedas imperecederas, viví el placer de la soledad y el silencio, para acallar voces internas que persistían en reivindicar su afán de protagonismo, muy a pesar de mi necesidad. Pero esa es otra historia... Quedan las imágenes... Que lo disfruten.





martes, 14 de octubre de 2014

PUTOS NAZIS DE MIERDA



  
   Una vez más el abuso, una ocasión más para aplastar a los débiles con nuestra estúpida supremacía humana, ficción que creemos cierta casi por definición. Pero cuando el planeta ruge su ira y nos pasa factura preferimos justificar las lágrimas que vertemos implorando a los dioses para que nos salven de las tragedias... Somos incapaces de calmar la impaciencia, esa ansiedad por controlarlo todo, por abanderar esta recia sabiduría que nos hace creer que somos los únicos, evolucionados e inteligentes seres de la galaxia. Hoy, antes de barrer sin miramientos una araña, mientras limpiaba, preferí recogerla con cuidado y sacarla a la calle... Nada extraordinario, simple hábito... Me recuerdo todos los días que no soy único, ni tan evolucionado, ni tan inteligente como me creo. Llego a casa ahora, después de trabajar todo el día y con mi pensamiento en forma de EXCALIBUR... Y su cara implorante en ese sofá, su sofá, su soledad y su incomprensión. Se me revuelven las tripas. La noticia, ya es noticia. Somos más ratas que las ratas, la cuarentena debiera aplicársenos todos los días por ese empeño constante en someter a la vida y los vivos a este capricho ridículo de conducir a quienes decidimos y cuando decidimos a un juicio unidireccional sin partes ni sensatez. Deseo la muerte política de Ana mato. Merece desaparecer de nuestras vidas, por avocarnos con su criterio negligente, fascista, casposo y pro-católico a una situación lamentable... Es mejor movilizar una nación por la vida inestable de un religioso español en el África ecuatorial, a quien podrían haber atendido grandes especialistas sin correr riesgos innecesarios, que analizar minuciosamente un perro que puede ser depositario de pistas considerables ante esta epidemia terrible... Y que no ha elegido estar así, como esa enfermera, su marido o el religioso español... La diferencia la sabemos todos. Estoy triste e indignado, EXCALIBUR es un nombre poderoso... Su fuerza está en todos aquellos que creemos que no somos más importantes que un árbol, una araña o un perro que dibuja preguntas sin respuesta con su mirada. VERGÜENZA. Y para aquellos que se empeñan en acentuar el hecho de que no es comparable con la tragedia humana... yo les contesto: "Tenéis razón, nosotros seguimos siendo los depredadores más despiadados del universo".



lunes, 6 de octubre de 2014

IN THE FLESH




    Estoy todavía conmocionado. Acabo de asistir al nacimiento de una hermosa creación. Crear no es tan sólo un acto de fe, o una carambola más o menos intencionada de hacer espectáculo o mero entretenimiento, tampoco es la búsqueda metafísica y tediosa que algunos se empeñan en tildar de genuina sólo por reflexionar sobre los avatares de la vida. Crear es reinventar, dar forma, regocijarse en aspectos estéticos que den apariencia de verdad a aquello que se quiere contar por muy fantasiosa que resulte la trama, crear es implicarse con los sentidos propios para despertar los ajenos. Crear es ese compromiso incuestionable que se adquiere con una historia, efímera o continuada en el tiempo. Y es por estas razones, que aquí expongo, por las que me postro ante la mente CREADORA de "In the flesh".... el británico Dominic Mitchel. In the flesh es una vuelta de tuerca inteligente, alejada de los convencionalismos del género zombi, que conduce al espectador por terrenos viscerales dejando vísceras bastante de lado, todo sea dicho, y centrándose en el complejo análisis social y jerárquico de una civilización post-apocalíptica dividida entre integradores y fascistas, humanos y pútridos... Un universo de conflictos, preguntas y búsquedas que lleva a sus personajes al límite, haciendo del trato a la diferencia el eje central de una reflexión que desborda sensibilidad y buen hacer porque habla de cosas de verdad, de esas que me mueven los cimientos... Habla del miedo a lo desconocido y la parálisis social, de la hipnosis que ejercen los poderes fácticos sobre la ciudadanía, de la hegemonía del culto al cuerpo, habla de la crisis existencial que se instala en el ser humano cuando es incapaz de decir "no", habla del empeño humano en etiquetar por encima de las voluntades individuales, habla de xenofobia, racismo, de los movimientos extremistas que la gente necesita instaurar para callar las voces imperativas... Habla del amor a todo aquello que es insignificante pero real y cuestiona las estructuras familiares arcaicas que no permiten incipientes y hermosas manifestaciones de familiaridad bajo pieles que incomodan... Podría seguir y no acabaría nunca... A parte de que la primera temporada (sólo tres capítulos) es una obra maestra de la televisión de todos los tiempos, he de decir que resulta imposible no emocionarse viéndola, porque en esencia somos todos un poco zombis, porque en esencia somos todos un poco diferentes y la herida universal que compartimos perdura, sigue abierta en cada uno de nosotros... Llamémosle soledad, vacío o abandono... Da igual... En fin... que es absolutamente recomendable el visionado para aquellos que sientan fascinación por quienes tienen a bien movernos las entrañas sin hablar de otra cosa que de la belleza de la vida. Con permiso de la intocable "A dos metros bajo tierra" es lo mejor que he visto en la T.V. Y para aquellos que permiten que sus hijos vean mamarrachadas como "Escenas de matrimonio", "Sálvame" y "Menudos gigantes" y que luego son capaces de escandalizarse ante algo tan instructivo, pedagógico, bello incluso poético como "In the flesh" les diría... queridos, tenéis que verla OBLIGADO.




jueves, 2 de octubre de 2014

RETORNO.


   
     Debo excusarme, ante todo me siento en la necesidad de expresar que no he estado presente porque no podía estar y estar sin poder, no es un estar... Ya me entienden. La vida tiene esas contrapartidas inesperadas que se convierten en condicionante sin que uno se de apenas cuenta. Tampoco he escrito ni leído y eso me duele más... misteriosamente cultivo estas amistades invisibles que en ocasiones florecen en forma de café, cerveza o comida, como si fueran físicas y reconocibles, cercanas tal vez. Muchas cosas han pasado, nada preocupante... saturación, supongo o sencillamente fatiga, o inapetencia creativa incluso abusos y forcejeos con los límites fisiológicos de una mente que echa humo... Vayan ustedes a saber!!! La cuestión es que estoy de regreso. Melvin ha vuelto para quedarse, con su irregularidad constante, sus versos y sus imágenes, sus ganas de contar y escupir, de compartir inquietudes y pasiones. Extrañamente os eché de menos, a todos. Espero que estéis bien en la recepción de esta misiva. Besotes.

sábado, 2 de agosto de 2014

ESOS MARAVILLOSOS SERES (I)



En esta nueva sección creada
Para amantes de sociedad
Hoy queremos recordar
A un ser de carisma irrefutable
Generoso y altruista
Dispuesto siempre a echar un cable
A docentes, deportistas
Y bohemios de las artes.
Hoy en nuestro espacio:
“soy capaz de cagarla completamente y enemistarme con todos sin que eso anule mi cara de hijo de puta rancio”
Queremos dedicarle
Un pensamiento
Al ministro más querido
Y de verdad que no miento,
por hacienda y Vaticano
a quienes tiene bien contentos.
Wert, criatura de dios
Subiendo al 21 el iva
Sólo conseguirás
Que pirateemos de forma masiva
Hasta lo último de la Carrá
Y si propones la religión
Como una vía de educación
No olvides nunca que la fe
No es enseñanza, es creer
Y también querer
Y los niños, pedazo de mostrenco
No pueden sentir toda esa sinrazón
Porque bastante tienen
Con tomar la comunión
Vestidos, a mi pesar
Como si se fueran a casar
Con la persona elegida.
Perdonen por la emoción…
Pero es que me va la vida.
Así pues, amigo Wert
Te animamos a que sigas
Haciendo de las tuyas
Para que nadie nunca diga
Que no luchaste por la cultura
y la educación…
Dos pilares fundamentales
Para una buena revolución.

jueves, 24 de julio de 2014

40.



Cuarenta años de vida, sin olvidar la muerte ni sus condenas que tanto enseñan. Cuarenta pasos queriendo querer sin torcer el hocico, alimentando el alma de ecos y voces cálidas, de palabras bonitas, desnudas y amargas, de sonrisas y alientos, de caricias…cómo no… llenas de buena intención. Obstinado a veces, otras tantas ávido de reposos improbables; siempre curioso eso sí, espiando entre juncos mientras el horizonte florece con destellos que se encaraman a mi mochila para no descender jamás. La inquietud, ese arma de doble filo, que evoca mis desvelos y despierta la fascinación por aquello que cosquillea las entrañas, aquello de lo que me es imposible prescindir… qué carga y qué deleite, aditivos de una vida voraz que intento domesticar cada día. Cuarenta formas de emprender el camino, ese que conduce de nuevo a las raíces, las mismas que si se niegan te convierten súbitamente en sombra o en nebulosa perpetua haciendo de la vida un tránsito y de ese tránsito una tortura de vacíos y noches. Camino que procuro pintar con los colores que despiertan tanto mi melancolía, como alguna risa fugaz adormecida bajo la copa de un árbol. Cuarenta miradas vigilantes que protejo y admiro, que consiguen elevarme con frecuencia… Que provocan lágrimas dulces y un deseo loco por entregarles los mejores versos, los que aún no escribí… los que pudieron ser dichos en el tiempo… los que evocaron emociones o recuerdos alguna vez, en algún corazón. Cuarenta instantáneas de los viajes del inconsciente y también de mis pasos por este loco planeta, cuarenta escenas interpretadas o guiadas, sentidas o proyectadas en este hemisferio de mi Ítaca… Cuarenta respuestas seguramente…o no? Quién puede saberlo. Prefiero ser ignorante. Seguiré investigando las características del crepúsculo, para ver si aprendo a describir los tonos de una despedida sin resultar dramático… Tengo el resto de mis días, los que sean, para alcanzar ese elixir… Agradecido quedo con cuantos me quisieron, quieren, quieran o querrán algún mañana desconocido. El “Ser, hoy y aquí" resulta un tanto vacío sin su contenido, sin lo andado. Yo soy, o he sido, caminante porque voces sabias me enseñaron a hacerlo. Nada soy ni seré si olvido esa circunstancia. Así pues cierro los ojos… respiro… y cuento hasta cuarenta.

lunes, 30 de junio de 2014

MAMAN, la petite jeune fille

    


    Hay un nido de luciérnagas celebrando con cautela tal si fueran 67, 67 velas incandescentes en la noche cálida de un día ya estival, un día de plenitud y de gracia; el mismo en que vinieran tiempo ha nuevas brisas vespertinas meciendo trigo y ortigas, cubriendo de merecidas sonrisas los prados inabarcables que abundan en ese lugar del mundo, ese tan propio y querido, el mismo que se viste de gala con sus tonos ocres y malvas cuando se detienen las golondrinas en el merecido descanso camino del África, golondrinas que juegan y trinan buscando un lugar propicio donde ilusionarse, dedicarse a los afectos y acicalarse sin prisa. Hay millones de estrellas alumbrando tus noches, madre...en ese camino lácteo, que siempre estará velando por la joven niña que guiada por inquietudes nada banales, abandonó lo conocido, sin miedo pero con dudas infinitas, guiada por su instinto y mirando hacia atrás lo justo para no romperse. La tierra, las gentes de corazón abierto y sonrisa perenne, los posibles amores que no eran o no fueron o, tal vez, sólo tal vez... no pudieron ser... También la belleza de parajes inyectados en la sangre, el sentido de pertenencia, la vida construida...Tantas cosas. Hay una estela de vida no vivida serpenteando en el horizonte, la que habla de proyectos, viajes y sueños... la que te invita a seguir en tú particular búsqueda de felicidades que esculpirás cada segundo que transcurre, de la mano de ese tal Curtis de piel morena y mirada gris... el fiel amante que respira hoy después de un viaje agotador y sin pausa llegando finalmente a buen destino... como las golondrinas en su periplo, como las estrellas del firmamento, como los crepúsculos que nos deleitan con una serenidad raramente experimentada si no es porque sabemos apreciarlos... Mis mejores deseos madre, son estos que suscribo. Nada cambia en mis entrañas, excepto que te quiero más si cabe... que deseo un longevo y placentero caminar acompañada de tus seres queridos... los que te siguen de cerca, los que te extrañan en la distancia y los que están en vigilia por tu causa y por tu alma. Te quiero hoy y siempre.