domingo, 27 de octubre de 2013

LA VIE EN ROSE





CLAIRE: ¡ Brindo por mi vida ¡ paradigma de buen gusto y savoir faire. Brindo por ser feliz en el planeta de las miserias y por no haber vendido ni un solo palpitar a los fanfarrones que persiguen buena voluntad (tose) Por las tardes sin horizonte y los horizontes que llegaron siempre tarde. Brindo por haber matado mil ideas estúpidas que hubieran hecho de mi una persona distinta, por mentir para salvar a la niña que nunca pude ser, por guardar en un bote oxidado los besos que nadie robó, por enterrar vivos los sentimientos que en una ocasión parecieron florecer allá en ninguna parte...Brindo por... hummm...¡y yo que coño sé por qué brindo! Brindo porque ya no quedan vecinos en la finca, todos marcharon, incluida la señorita Paulette que taladraba nuestros tímpanos con su ferviente deseo de ser cantautora. Brindo porque sí...¿no es ese suficiente motivo? (Después de una pausa necesaria) Brindo por mis padres que están en el cielo (mira hacia arriba con prudencia y levanta la copa, orgullosa). Por ti mamá, que supiste enseñarme todo lo que sé y lo que más valoro en ésta terca vida...Ser una buena mujer, sí señor, eso es....¡Por ti! (mirando hacia la cuarta pared) ¡Shsss!, por él no me pregunten, tengo prohibido hablar de sus silencios (con cara de complicidad) una vez quise saber por qué metía su mano por debajo de mi falda con tanto afecto: (imitando su voz) “a veces el silencio es la mejor arma para el  entendimiento”. Eso fue lo que me dijo, así que yo, a callar (Con súbita expresión de dolor) Odio estos malditos zapatos, me aprietan demasiado (Se los arranca enérgicamente y los lanza contra la pared) ¡Aprended a cuidarme atajo de necios! sólo servís para recordarme que tengo unos pies feos ¡Os meteré en un armario oscuro cerrado bajo llave para que os replanteéis vuestra utilidad!...(corrigiendo su voz desorbitada)... que en cualquier caso no es joderme viva. (Mirando de nuevo al frente, un tanto avergonzada) Disculpen mi tono elevado y carente del más mínimo decoro pero soy tan imprevisible como Adán en un huerto de manzanos. Sí, ciertas personas me acusan de ser una mujer de carácter, pero yo prefiero definirme rotunda en la acción e inflexible en la palabra.


      JEAN-PIERRE: ¡Mááá!.

CLAIRE: (Con la cara iluminada) Ese es Jean-Pierre, mi hijo. Permítanme que brinde por él, porque es la alegría de mi vida. (Bebiendo de un trago lo que le queda por beber) ¡Ya voy cariño!. (Con cierta afectación, después de humedecer sus labios) Hay cinco segundos en mi memoria que morirán con mi expiración, los cinco mágicos segundos que Dios me regaló al depositarlo en mis brazos por primera vez. Mientras le miraba en la bruma de mi dicha, escuchaba los sollozos de aquellos que lamentaron su existencia. El nació sin llanto, ni movimiento, ni cara despierta; pero a cambio de mi abrazo protector me ofreció una sonrisa. Ellos deseaban su muerte, sus felicitaciones eran la invitación para un requiem clandestino en su honor. Ellos deseaban lo mejor para mi..... Pero cómo podían siquiera pensar algo así. Yo me comprometí con su sonrisa, juré protegerla de injurias y falsas amistades... (emocionándose en el transcurso de su narración) tenía su palpitar reposando en mis pechos de amor insobornable; a mi alrededor, una jauría de rostros desencajados, censuraba mi intención de entrega para toda la eternidad....”La eternidad a cambio de un monstruo”, decían.....Tuve que ignorarlos. Le miré fijamente a los ojos y le dije, escúchame: (cerrando los ojos) “ Escalaré las paredes del infierno para darle calor a tu cuerpo, cerraré con cremalleras las bocas sedientas de tus lágrimas, no habrán miradas que se posen en tu piel de alabastro, ni pecados que tienten tus pensamientos en la oscuridad, nadie tocará tus manos para robar caricias y si alguien comete el error de juzgarte, castigaré su torpeza en el primer crepúsculo, condenándole a recitar mil formas diferentes de pedir perdón... (Mientras pronuncia estas palabras, que suenan a sentencia, sus manos se irán agarrotando y su mirada se tensará en exceso)...hasta que su voz sea un leve susurro tan inofensivo como tu   aliento”                                                                                                                                          JEAN-PIERRE: ¡Máááá!.
        CLAIRE: (Secándose alguna lágrima involuntaria) ¡Ya voy, espera que tengo visita!. En cuanto tenga un rato se lo presento, verán que es encantador. (Respirando ansiosamente) Brindaría por Paul, mi marido, pero está débil del corazón y festejar es sinónimo de excitación; el médico le ha prohibido todo contacto con la efusividad. Yo ya estoy acostumbrada, aunque a veces tengo ganas de recordarle que no es un muñeco de cuerda, no sé si me entienden...


18 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias bonica... Siempre tan alentadora... Besotes.

      Eliminar
  2. Yo también pienso, que a veces, el silencio es la mejor arma para el entendimiento, porque algunas veces cuantas más palabras menos se comprende a la gente.

    Un placer volver a tu rincón, Melvin.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor callar a tiempo...no? Y saber escuchar esos acordes que configuran el silencio... Silencio que tiene su propia partitura.... Besotes querida. Espero y deseoque estés bien...

      Eliminar
  3. ¿Y nos vamos a quedar con las ganas de conocer a Jean Pierre? Fatal. Dicen que en estas cosas la genética es determinante... y la madre no parece que sea el paradigma de la normalidad tampoco....

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ya hay un post previo en el que el pequeño Jean nos habla desde sus entrañas... Sólo tienes que buscarlo en antiguos pistas de 68... Claire es un personaje muy especial ciertamente, aunque normal, normal... No lo es mucho. Besotes.

      Eliminar
  4. Estremecedor monólogo, me encanta. ¿Es tuyo?. Cuántas cosas en tan pocas palabras.
    No se si conoces un bar en Madrid donde representan lo que llaman "Teatro por dinero". En el sótano tiene unas 6 o 7 minisalas donde se representan pequeñas obras de teatro de unos 15 minutos. Suelo ir, me tomo una caña y me veo un par de obras. Me encanta el formato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Así empieza 68, un montaje que escribí y dirijí hace ya 4 años... Me apetecía rescatar un texto... Estoy en fase nostálgica... Por cierto mi blog nace a partir de una frase de Claire... Quieto ser de verdad... Quiero mucho a estos personajes...Sí, he oído mucho hablar del micro teatro de Madrid, en mi próxima visita, me dejo caer... Besotes wapo.

    ResponderEliminar
  6. Impresionante este personaje que has construído, Mel! Tiene tantos matices y brilla y oscurece al ritmo de su propio tormento y también de su propia felicidad. Porque esta Claire es real. ¿Quién puede decir qué demonios significa ser "normal"? Ok, hay límites que cuando se cruzan, ya nada vuelve a ser igual, pero en el caso de ella, habla de las circunstancias que le pueden suceder a cualquiera, el tema es que tiene la valentía de decirlo. Yo, esta vez, brindo por tu imaginación y tu pluma. Por favor, sigue rescatando momentos de esta joya. Un abrazo enorme para mi amigo, espíritu libre y sensible. :-)

    ResponderEliminar
  7. Bee...en el apartado 68 tienes tres posts más sobre esta pieza... Pequeñas historias de Paul, Claire y Jean Pierre... Personajes fetiche que guardo en lo más profundo dl alma y que necesitaba recordar en cierta manera...gracias por darme alas y tanto calor reconfortante. Te quiero amiga mía. Un besote.

    ResponderEliminar
  8. El personaje de Claire me ha recordado a una Medea moderna capaz de pasar del amor al odio en segundos. Capaz de hacer cualquier cosa si se la desafía pero inestable mentalmente. La he imaginado con la cara de Nuria Espert con una mirada fiera y a la vez tierna. La he imaginado hablándome directamente a mi. Me descubro ante ti.

    Un beso (salvaje y cariñoso)

    ResponderEliminar
  9. Mucho de eso que dices existió en la escena... Su fuerza como personaje reside precisamente en esa cualidad o Medea, madre coraje o Nora... Madres capaces de tomar decisiones radicales con tal de no claudicar... Besotes Parmenio...un cafecito?

    ResponderEliminar
  10. vuelve 68;
    ? Sabes Melvin es muy buena idea poder leer fragmentos de la obra. cada frase est tan intensa... que a mí me resulta imposible sacarlwe todo el jugo cuando esta en el escenario.
    Besosss . Eres tan excelente dramaturgo!!!

    ResponderEliminar
  11. No negaré que me encantaría resucitarla...pero ya hemos aprendido esa lección Xanita... Ya sabes... Las cosas no deben forzarse... Besitos.

    ResponderEliminar
  12. hola cuanto mas te leo mas me gusta lo que escribes
    mil intensos besos

    ResponderEliminar
  13. Gracias mi amor... fuerza bruta esta que me das...mil más para ti...

    ResponderEliminar
  14. Es un estrujoncito en el corazón que se siente conforme avanza la lectura, nostalgico
    Un beso Melvin

    ResponderEliminar
  15. Ame... El amor maternal y el dolor son una combinación explosiva para defender lo que uno quiere... Claire lo tiene claro... Besotes.

    ResponderEliminar