martes, 13 de agosto de 2013

EL CAMINO III



Olor a hinojo borracho de rocío, campos de heno segados, golondrinas y vencejos desafiando lo adverso de un clima norteño en el mes de agosto, alguna amapola desperdigada entre ocres y tierras resecas y mi pie izquierdo palpitando un dolor profundo y enraizado que sólo consigo paliar canturreando viejos éxitos de los 80. Después de dos años de enamoramiento, el idilio continúa...



    Así vivo yo esto del "Camino de Santiago". Un viaje iniciático, sin duda, hacia los sentidos más primarios, hacia aquello que nos conecta a la tierra, eso tan ancestral que todavía persiste vital en las entrañas, por mucho que nos empeñemos en enterrarlo. Un pulso sin mediadores hacia la esencia del "yo" más descuidado, nuestro animal.
    He colocado mis posaderas 
sobre un banco en medio de la plaza desértica de un recóndito pueblo de la provincia de Burgos. Me masajeo el pie izquierdo, con intensidad obsesiva, mientras un gatito atigrado juguetea con el correaje de mi mochila y me mira curioso, con cierta expectación.
    Desde mi forzado reposo veo a la gente asomando por la cuesta, expresiones diversas retratan sus rostros  ...entusiasmo, fuerza, resistencia, dolor, desafío, arrepentimiento y en todas ellas subyace la eterna reflexión del caminante... ¿porqué? quiero decir... ¿Cuál es la razón verdadera que esconde esta deriva? En mi caso es el encuentro conmigo mismo, lo tengo claro. No es ni la fe recalcitrante, ni el deseo de

fomentar efímeras relaciones que encuentran su máximo exponente en alguna foto grupal que jamás volveré a ver, tampoco un ataque de vigorexia inconsciente y desaforada, el turismo rural o el descubrimiento de la España interior... No, no es nada de eso, aunque cualquiera de los motivos expuestos pueda resultar atractivo.    Estoy tan agotado de dar, de relacionarme, de hablar...que sólo necesito el silencio, cubrir mis necesidades 



carencias harto cultivadas a lo largo de todo el año y de esos escasos momentos 
de calma y de paz interior.
    Siento que respirar profundo en un camino empedrado, entre el cielo, la tierra y la soledad... es uno de esos placeres indescifrables de la vida en que el balance vital se automatiza y se regula de forma natural. Resurge un equilibrio inesperado en mí, una comunión que me reconcilia con todos mis demonios, jueces y espectros. Una sanación curativa. Una higiéne espiritual que cala hondo, no sé...Eso es y siento que es "el camino". Y así quiero que sea hasta que concluya.   

    Las imágenes que veis pertenecen al tramo Logroño-Burgos. "El Camino" lo voy desarrollando por partes, cada año un pedacito... Postergo el encuentro con Santiago para darle mucha entidad jejeje...Es la tercera parte, porque nunca publiqué las etapas precedentes... Lo haré prontito, prometido... Os presentaré esta trilogía a la inversa antes de que suceda el cuarto encuentro. Quedáis invitados a caminar... ¿Os apetece? Besotes.







26 comentarios:

  1. Bello recorrido, espero tu pie esté bien, me ha gustado "entre el cielo, la tierra y la soledad", seguro es maravilloso, las fotografías una belleza, todo el conjunto lo es.

    Un saludo Melvin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ame, yo también me quedo con eso...cielo, tierra, soledad... Besotes y buen viaje... cualquiera que sea tu destino.

      Eliminar
  2. Qué bien lo cuentas, qué bien escribes, qué bien te entiendo.
    Disfrutalo.
    (otro día hablamos de lo se Shirley Maclaine)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya en casita Uno, preparando las maletas "Pour la France"... Yo encantado de hablar de Shirley... ¿Le ha pasado algo? Me tienes en ascuas,,, Besotes.

      Eliminar
  3. No me atrae para nada.
    Todo lo que tiene algo que ver con las religiones me repele.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, a eso le llamo yo tenerlo muy claro....jajaja... Yo con lo religioso nada, sin embargo con lo espiritual...lo que me echen... Besotes.

      Eliminar
  4. Entre los grandes actores, Shirley se te adelantó haciendo el camino. Y, cómo no, fué muy comentado. Creo que incluso escribió un libro sobre ello.
    Ah la France...
    Je t´embrasse.

    ResponderEliminar
  5. Pues no tenía ni idea... Interesante dato... Cuánto glamour por esas tierras!!!! Bises mon caer ami, à très bientôt!!!

    ResponderEliminar
  6. Más allá de las creencias de cada persona, creo que estas experiencias son estupendas. Es inevitable que al regresar muchas cosas hayan cambiado. Porque relacionarse con el camino y todo lo que eso conlleva, es una aventura movilizante. Bellísimo post, Mel. Un abrazo y PURA VIDA!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves querida Bee, estoy ahora iniciando otro camino mucho mas profundo y conectado con el alma... En Francia, en casa de mis abuelos... la granja en venta y todos los recuerdos que afloran... Duro y a la vez reconfortante cerrar este capitulo... Besos enormes. Ya te cuento. Muaka.

      Eliminar
  7. Hermosas imágenes, la del trigal es hipnótica y estaría horas mirándola, cómo no tiene que ser tenerlo delante.

    y tus razones para hacer ese camino son las más "naturales", el autoconocimiento está arrinconado en el mundo de hoy en el que, como tu bien dices, todo consiste en dar y hay pocos momentos para el descanso y la calma, para que los deseos se detengan y dedicarnos sólo a ser, a respirar, a olvidar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso creo yo que que es fundamental esa conexion... Sino solo nos queda un ostracismo perpetuo, una irreconciliable socializacion basada en ego, martirio y apatia... En fin... Sigo respirando los aires de la campina francesa... De ahi la falta de enies y acentos.... jajaja... besotes.

      Eliminar
  8. Tengo muchas ganas de hacer el camino de Santiago. Tampoco me atrae lo religioso; pero si el viaje.
    Saludos, Melvin. Gracias por tus visitas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer siempre... Un abrazo y buen camino...

      Eliminar
  9. Enhorabuena por el blog, ese título me ha llevado hasta ti, bueno y para ser sincero el dolor de mi propia mentira. El guaysmo imperante es tal, que me costó desenmascarar hasta donde había alcanzado en mi interior, ahora como la voz me sale del cuerpo, puedo decir que guiaba mi vida, pero la he echado, cuando me recupere del susto, escucharé a mi corazón y le haré caso, gracias!

    ResponderEliminar
  10. Que hermosa la providencia que te trajo hasta aquí y te llevo a hacer una reflexión tan certera de la ficción que los humanos somos capaces de sobrellevar en ocasiones, con tal de no enfrentarnos a nosotros mismos. Bienvenido a este espacio. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  11. Melvin,
    hice el año pasado un tramo del Camino Francés y quedé fascinada.De hecho,pensaba repetir este verano pero al final,surgió un contratiempo y no pudimos ir.
    Mi motivación no era religiosa,pero pienso que lo espiritual trasciende a toda religión y ese aspecto,fue toda una experiencia.
    De hecho,una de las mejores de mi vida que no dejo de recomendar a la más mínima ocasión.
    Me gusta que señales esa faceta curativa,ese retomar contacto con la tierra,con lo más básico y primario.
    Para mí,ir ligera de equipaje y darte cuenta de lo poco que materialmente podemos llegar a necesitar realmente,fue también muy revelador.

    Un abrazo peregrino!

    ResponderEliminar
  12. Coincidimos pues, Troyana, en la espiritualidad del camino y todo su virtuosismo en términos de naturaleza y gentes... Cuando acabe el de España, iré al de Francia... Ya te pediré consejo...jejeje... Besotes. Yo en la France... Pronto cuento...

    ResponderEliminar
  13. Melvin,
    el Camino Francés,empieza en Francia,pero realmente atraviesa toda la península hasta llegar a Santiago,o sea,que de francés,en la práctica,sólo tiene el inicio.
    Te dejo un enlace por si en futuro te sirve de algo,donde vienen detalladas las etapas:

    http://www.caminosantiago.org/cpperegrino/caminos/caminover.asp?CaminoId=1

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  14. Jajaja, es cierto curiosamente hoy he visto en La Rochelle un mapa de las rutas de peregrinos de Santiago y el español, no costero, es el francés... Nunca lo había escuchado con ese nombre... Gracias por la aclaración. Besotes.

    ResponderEliminar
  15. que bueno es leerte ya que sin viajar y desde mi lugar disfruto intensamente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno, amiga, es un placer compartirlo con quien sabe apreciar esos pequeños detalles de la vida, con quien con una imagen es capaz de viajar allá donde su imaginación se lo permita... Besos enormes.

      Eliminar
  16. ¡Buena historia!.

    En el blog tienes un regalito para ti.

    Un abrazo chico !!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, qué sorpresa! No me esperaba algo así, todo un detallazo, gracias Celso. Un abrazo.

      Eliminar
  17. Vale, tienes preparadas las precuelas, jajaja, nos has hecho un George Lucas. El Camino de Santiago, yo sigo pensando que el que no lo ha hecho debería hacerlo, por mil motivos, cualquiera de ellos es bueno. Yo sigo teniendo pendiente seguir haciendo caminos, he hecho el portugués, como era de esperar, aunque me encantaría hacer por temporadas el francés... quién sabe y se me una algún voluntario para hacerme compañía. Reconozco cada una de las cosas que has escrito y me han venido muchos recuerdos, hace ya mucho tiempo.

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  18. Es lo que tienen las sensaciones... Que uno piensa que son exclusivas y resultan ser experiencias compartidas con el universo... A parte de nuestras curiosas similitudes jejeje... Hazlo Pimpf, no te arrepentirás... Besotes.

    ResponderEliminar